Los dioses también sangran

Solo piden que te olvide “Ma”, que te supere,
solo dicen que me quieren y que me mejore,
que me meto en tantos charcos que no se si llueve,
que hay muchos peces en el mar y también tiburones,
hoy ya no domo girasoles solo soledades,
así me siento cuando riego este jardín sin flores,
“pase gratuito”, “para todas las edades”,
llorando a mares, secando amores, parole…
Y con mi orgullo en tu vitrina
voy sacando pecho cuando
se me cae este techo encima,
ahorrándome el disgusto
a base de guardar rencores
por si los recogerías,
di cómo me medías
para que medias verdades
fueran la misma mentira,
di cómo comedida,
tu odio fue otra unidad de medida.

Como duele que no duela,
como duele que no duela ya,
como duele que no duela,
como duele que no duela,
que te duela que no duela ya,
porque el dolor se queda pero tú te vas,
aunque se vaya vuelve como un boomerang,
como duele que no duela
que te duela que no duela
(los dioses también sangran).

Solo piden que vigile, que no me confíe,
solo dicen que no crea en nuevas amistades,
que se acercan y te adulan cuando va de cine,
que se quedan para ver si en la secuela salen,
hoy ya no hago mala baba solo malabares,
así me siento si me toman por payaso,
casa del herrero, cama de cristales,
el dolor solo, con hielo y posavasos…
¡Ayuda!, ¡S.O.S.! Veo muchos intereses,
mucha garrapata,
que chupan de la vaca
hasta que quede flaca
y se van con otras reses

y se van de rosas,
y se van de rosas
como la mala hierba
y se van de risas,
y se van de risas;
“no creas todo lo que piensas”

Como duele que no duela,
como duele que no duela ya,
como duele que no duela,
como duele que no duela,
que te duela que no duela ya,
porque el dolor se queda pero tú te vas,
aunque se vaya vuelve como un boomerang,
como duele que no duela
que te duela que no duela
(los dioses también sangran).

Como duele que el recuerdo siga vivo,
haga ruido y sea quien mueve los hilos,
no conmigo, ya no soy ese pelele,
corté el cable y solo tiro de latido,
dolorido pero aún más duele la herida,
demasiado malo para ser mentira,
en demasia soy de los que poco pide
pero la vida se mide en despedidas.

Rompí la cuerda de la máscara,
la goma elástica,
no supe dar la espalda ni el perfil
pero sí dar la cara por los míos, no por mí,
siento que ahora vivo sin vivir
enganchado al escenario como un yonki al jaco,
al griterío, al canto
y fuera de los focos limbo y llanto,
cada vez me siento más vacío fuera,
cada vez más figurante de mi vida,
intentando estar en ambos lados de esta línea fina,
en ambos lados de la guillotina,
enfrentado a mi reflejo, al espejo negro
temiendo a ese villano que solo veo yo,
al demonio, a mi sombra que en secreto sale,
que se acrecenta y alimenta de inseguridades,
un animal que no le vale con joderme
que además me mina
las relaciones personales y autoestima
y a otro tema, la mitad que representa mi peor parte
y que si sigue así devorará a la buena
en la eterna pelea entre mis 2 mitades
donde una hace de jaula y otra hace de llave
y yo debajo de la puerta, estando en el seísmo de mí mismo
temiéndome y teniendo daños colaterales,
cada vez más lejos mis familiares,
cada vez más hueco, cada más eco,
que rebota en el camino, y yo temo a mi sino,
no por quedarme solo sino solo conmigo,
no por quedarme solo sino solo conmigo,
no por quedarme solo sino solo con,
solo sin,
solo y,
solo soy,
sombrío.

Como duele que no duela,
como duele que no duela ya,
como duele que no duela,
como duele que no duela,
que te duela que no duela ya,
porque el dolor se queda pero tú te vas,
aunque se vaya vuelve como un boomerang,
como duele que no duela
que te duela que no duela
(los dioses también sangran).

Menú