Haz de luz

Quiero que veas el atardecer
cuando el sol empieza a caer
y tras él las farolas se encienden,
el cielo se prende y se viste de tonos pastel,
que tengas el mundo a tus pies
y también de montera,
que sepas seguir las pisadas sabiendo el peaje que tiene querer dejar huella,
que nada te ciegue a menos que sea otra mirada,
que llegues, cierres los ojos, los abras y veas la luz de una vela apagada,
que me pongas cara y me digas si esta voz me pega,
que quieras pescar en el agua, el reflejo de la luna llena,
que cuentes todos los segundos que tarda en vaciarse un reloj de arena
que gires la bola del mundo y elijas destino al azar con las yemas,
que veas Madrid, París, Berlín, Pekín y también las Vegas,
que puedas contemplar todo hasta donde tu vista llega,
que te hipnotice una llama de una hoguera en mitad de la playa
y se mueva como las mareas mueven olas contra la atalaya,
que levantes hacía mí tus ojos, tus ojos lentos
en ese punto entre el alma y el cuerpo
cerrándolos conmigo dentro…

Quiero que nos volvamos a ver,
déjame ver cómo me ven tus ojos,
ven,
quiero decirte que si hablamos de mirar
los ojos son de quien te los hace brillar.
Quiero que nos volvamos a ver,
déjame ver cómo me ven tus ojos,
ven,
quiero decirte que si hablamos de mirar
los ojos son de quien te los hace brillar.

Quiero que vayas a un cine y te sientes,
ver en cada escena como te sorprenden
efectos especiales y que dudes si son reales,
que te tumbes mirando hacia el cielo,
buscando en las nubes formas de animales,
cometas y estrellas fugaces, fuegos artificiales,
que se nuble y diluvie de nuevo,
que soples pestañas del dedo
y con los dedos cuentes los segundos
y cuántos separan el rayo del trueno,
que enumeres todas las estrellas y pongas tu firma por el firmamento,
a fin de ponerle tu nombre a este mundo
pues el del color con el que quieras verlo,
que sepas que toda luz lleva sujeta una silueta,
que leas lo más bonito del mundo aunque se escriba con mala letra,
que no son los ojos, es la mirada,
que no es la mirada sino cómo miras,
que no es cómo miras, es cómo te callas y dices aunque no lo digas,
que veas todas las cosas,
sobre todo las más importantes
pero la cosa es que paradójicamente no se dejan ver las más grandes,
se ven con los ojos cerrados, por eso será que los cerramos
cuando besamos, lloramos y soñamos…

Quiero que nos volvamos a ver,
déjame ver cómo me ven tus ojos,
ven,
quiero decirte que si hablamos de mirar
los ojos son de quien te los hace brillar.
Quiero que nos volvamos a ver,
déjame ver cómo me ven tus ojos,
ven,
quiero decirte que si hablamos de mirar
los ojos son de quien te los hace brillar.

Menú