Agua

“Para las almas es muerte llegar a ser agua,
para el agua es muerte llegar a ser tierra,
y de la tierra nace el agua, del agua el alma.”

Heráclito

Enamorado de la vida,
a veces será perra pero perra lame heridas,
es canela en rama, reina y ruina,
es la miss de mis miserias y de mis alegrías.
Corta pero ancha viaja sin mercancía,
un cercanías de larga distancia sin estancia
ni compañía; la copa llena o medio vacía,
sorbos de soberbia, venganza que se sirve fría,
es bella pero de guapa peca de creída,
te hace bailar con la fea, escuchar a la engreída,
será sueño pero si te duermes es pesadilla,
tiene dueño pero no es sirviente, nunca se humilla,
es una tómbola, una quiniela la lotería,
un juego de azar sin suerte y no hay suerte que sonría,
mentira piadosa, verdad si tira de ironía,
epígrafe y epitafío; la vida son tres días.

Como viene se va, nunca volverá, no mira atrás,
como da te quita, te lo cobrará, no da de más,
vida, vida, vida, la vi, vida, vida, vida,
como da te quita, te lo cobrará, no da de más
pero sé que algo mejor deparará, luego vendra
vida vida la vi, vida, vida, vida.

Tan dulce y amarga,
cuando baja a mi entrepierna o se me sube a las barbas
vida rápida y de las muertes la más lenta,
que aparenta ser loca de atar cuando es la cuerda,
es un regalo o una broma pesada,
lo que pasa mientras mueres y está de pasada…
y estamos de prestado…(al final es para todos igual)
la vida es cuesta arriba pero la vista es genial
es poesía…escrita con letra fea
que recita una historía bonita para el que lo lea
es una idea que persigues pero te captura,
la vida es libre, da gato por liebre, es muy suya
es un sello de una carta sin remite,
de dos folios en blanco, el llanto del que no perdona,
triste y dura, trae y se lleva las buenas personas
arruga y no prorroga, aprieta pero no ahoga

Como viene se va, nunca volverá, no mira atrás,
como da te quita, te lo cobrará, no da de más,
vida, vida, vida, la vi, vida, vida, vida,
como da te quita, te lo cobrará, no da de más
pero sé que algo mejor deparará, luego vendra
vida vida la vi, vida, vida, vida.

Casado con la muerte,
amante, mantis, la certeza pendiente,
el último remedio al cuál echar mano,
un obligado volver a empezar de cero o el final obligado,
preludio o privilegio irrepetible,
esa fotógrafa invisible
que inmortaliza en el recuerdo,
nuestra cara más amable pero de fea es infalible,
insobornable, no se compra pero sale cara,
igual incierta igual iguala; se paga,
tan anónima y otras tan anunciada
como un promesa de esas que se cumple a rajatabla
de la que nadie se libra un puente que termina,
y acaba, la mala suerte una fatal herida,
porque una vida sin amor dura dos muertes,
pero una muerte por amor se cobra dos vidas.

Menú